Volviendo al teatro

«Treinta vueltas completas ha dado el carro de Apolo a las salobres ondas de Neptuno y a la región esférica de Tellus». Con estas mitológicas palabras se abre el telón, y es una forma de hablar, de El asesinato de Gonzaga, obra que tras la adaptación de un ladino Hamlet que espera con regocijo la reacción del asesino de su padre, pasa a titularse La ratonera.

Esta escena ha pasado a la historia del teatro como una de las muestras más célebres del llamado teatro dentro del teatro, pero no es ni mucho menos privativa del drama isabelino, ya que su uso respondía, a decir de algunos expertos, a una nueva concepción del ser humano y a una nueva forma de interpretar la existencia que se inauguró a comienzos del siglo xvi.  La fórmula metadramática, como sabemos, resultó un recurso muy apreciado por los dramaturgos de nuestro siglo de oro,  pensemos en un Tirso, un Lope o un Calderón, por citar solo ejemplos señeros.

Pero volvamos a Shakespeare, o más concretamente, al recurso del teatro dentro del… cine, sí, del cine, y hagámoslo de la mano de un director alemán que, eso sí, afincado en Norteamérica, llevó a las pantallas una de las mejores y más corrosivas sátiras que se han hecho del nazismo, Ser o no ser (1942). La memorable expresión del dramaturgo inglés sirvió como título a Lubitsch para llevar a cabo una comedia que se estrenó en su tiempo como propaganda anti-nazi.

El film exhibe un humor destilado de la ridiculización del militarismo y de la obediencia ciega al poder, un humor, valga decir, cuyo despliegue se apoya, en parte, en el juego que procura una compañía de actores mostrando la ideología nazi –cristalizada en saludos, banderas y uniformes– como si de una puesta en escena se tratara. Ahora bien, pese a la urgencia propagandística del momento, el cineasta no olvida sus comienzos como actor en el Deutsche Theater berlinés y, paralelamente a la endiablada intriga de espías, se desliza una crítica amable a la vanidad actoral a la vez que un reconocimiento de los actores menores y figurantes que forman parte de la compañía.

Teatro dentro del teatro en Shakespeare, teatro dentro del cine en Lubitsch y para cerrar el ciclo, el salto del cine a las tablas. Y es que hace poco más de un año se estrenó en Madrid, bajo la dirección de Álvaro Lavín, una adaptación de Ser o no ser que sigue muy de cerca la película del maestro de la comedia ligera, jugando hábilmente con los dos lenguajes que maneja: el teatral y el cinematográfico. No es lugar este para detenernos en los aciertos o desatinos de este montaje, pero sí para poner el acento en el hecho de que con él se da una vuelta de tuerca a un procedimiento que, desde sus inicios, ha dado sobradas muestras de su gran potencialidad dramática, tanto desde el punto de vista semántico como funcional.

En definitiva, que desde el monólogo hamletiano a la plasmación cinematográfica del teatro dentro del teatro, pasando por la posterior vivificación de la propuesta de Lavín, una pregunta resuena en nuestros oídos: ser o no ser, ¿qué? En este caso, y eludiendo la metafísica del príncipe danés, solo podemos contestar una cosa: teatro. A fin de cuentas, es de lo que se trata.

Rosa Durá // Universitat de València

Un comentario en “Volviendo al teatro

  1. En 1998 apareció la película Train de vie, una coproducción francesa-belga-holandesa-rumana-israelí, dirigida por Radu Mihaelanu. En ella todos los habitantes -judíos- de un pueblo ficticio alemán deciden construirse su propio tren, dividirse según categorías y rangos y emprender un viaje por Europa central fingiendo que todo eso era una deportación real. Ficción dentro del cine. Y además nazismo de por medio. Quizás tienen relación…
    Paradójicamente, esta película es una comedia, con su carga crítica -obviamente- y aseguro que no hiere sensibilidades… los que actúan como nazis acaban imponiendo sus criterios, los judíos en los trenes empiezan a temerles, hay un brote de comunismo en un vagón y los sábados rezan todos juntos en explanadas al lado de los convoyes…

    José

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s