Corazón loco

Ya se sabe que «april is the cruellest month» así que lo inauguramos con una entrada de prevención ante las posibilidades e imposibilidades de la primavera y sus instintos.

Ya nadie lee a Ovidio, o eso parece, y sin embargo cuánto podríamos aprender del Ars amandi, el arte de amar… un problema todavía sin resolver, los Remedia amoris, un conjunto de estrategias que, de ser ciertas y eficaces, hubieran atenuado todos los abriles en los que hemos querido morir de amor.

TEODORO:
Hoy espero mi muerte.

TRISTÁN:
Siempre decís
esas cosas los amantes
cuando menos pena os dan.

Algo así, algo así. Teodoro es el famoso secretario de El perro del hortelano, de Lope de Vega, enamoradísimo de Marcela, una criada de la condesa de Belflor. Sin embargo, su amor es peligroso porque los encuentros entre ambos, de noche, en el palacio, no estarían bien vistos por la condesa, Diana (mitológicamente casta, pura y soltera).

TEODORO:
Pues ¿qué puedo hacer, Tristán,
en peligros semejantes?

TRISTÁN:
Dejar de amar a Marcela,
pues la condesa es mujer
que si lo llega a saber,
no te ha de valer cautela
para no perder su casa.

TEODORO:
Y ¿no hay más sino olvidar?

Nada más y nada menos…

TRISTÁN:
Liciones te quiero dar
de cómo el amor se pasa.

Y aquí comienza una reformulación paródica de los Remedia amoris de Ovidio, un poema teórico-amoroso rescatado, cómo no, en el renacer clásico del siglo XVI, divulgado y adaptado por todos los poetas del renacimiento y, como vemos, del barroco. Tristán, criado gracioso, señala el camino del bien a su superior. Tomad nota.

TRISTÁN:
Primeramente has de hacer
resolución de olvidar,
sin pensar que has de tornar
eternamente a querer;
que si te queda esperanza
de volver, no habrá remedio
de olvidar; que si está en medio
la esperanza, no hay mudanza.

Fundamental. Primero: querer olvidar. Segundo: no dar rienda suelta a la imaginación, pensando encuentros inesperados, cruce de miradas seductoras, escenas con música de piano y diálogos entre susurros

TRISTÁN:
Es enemigo que vive
asido al entendimiento,
como dijo la canción
de aquel español poeta;
mas por eso es linda treta
vencer la imaginación.

TEODORO:
¿Cómo?

TRISTÁN:
Pensando defetos,
y no gracias; que olvidando,
defetos están pensando,
que no gracias, los discretos.

No la imagines vestida
con tan linda proporción
de cintura, en el balcón
de unos chapines subida.

Tercero: ser consciente de la artificiosidad de la belleza, de su brevedad, de su relatividad…

Toda es vana arquitectura;
porque dijo un sabio un día
que a los sastres se debía
la mitad de la hermosura.

Pensar defetos, en fin,
es medicina aprobada.

Si de acordarte que veías
alguna vez una cosa
que te pareció asquerosa,
no comes en treinta días;
acordándote, señor,
de los defetos que tiene,
si a la memoria te viene,
se te quitará el amor.

En efecto. Sin embargo Teodoro rechaza su terapia de choque…

TEODORO:
¡Qué grosero cirujano!
¡Qué rústica curación!
(…)
En las gracias de Marcela
no hay defetos que pensar.

Pero no nos resignemos a la imposibilidad que declara Teodoro. Se puede olvidar un amor (y un desamor). Es más, el propio Teodoro unos pocos versos después cambiará a Marcela por la propia condesa Diana, y un acto después pretenderá conquistar al nuevo amor, y unos versos más tarde, conquistar al antiguo amor, y unos desaries después, volver al nuevo… Y se casarán Teodoro y Diana, cómo no… Y es que también lo dijo Ovidio: un clavo saca a otro clavo… Buena suerte.

April is the cruellest month, breeding
lilacs out of the dead land, mixing
memory and desire, stirring
dull roots with spring rain.

(T. S. Eliot, The Waste Land, 1922)

José Martínez Rubio // Universitat de València

2 comentarios en “Corazón loco

  1. Magnífica entrada, Jose, de veras. Ay, abril. Como estrambote, te dejo este poema de Julio Martínez Mesanza, que me parece uno de los más interesantes poetas españoles actuales, poema que podemos aplicarnos en tanto que universitarios:

    Remedia Amoris II

    Los soldados asirios nunca amaron.
    Así se afirma en un tratado antiguo.
    Si no te sirve el caso, a mí tampoco,
    pero deja el amor para mañana.
    Si desprecias la guerra no guerrees:
    dedícate al estudio, por ejemplo,
    hay campos no trillados todavía:
    el imperio kitán, Saray quemada,
    la diplomacia escita, el Siglo Oscuro,
    pero deja el amor para mañana.

  2. Wow, no conocía a este poeta. Gracias. Voy a buscar a ver qué encuentro.
    Por cierto, estudiar como remedia amoris no salía en Ovidio… ¿funciona?

    Sobre el amor universitario, siempre me ha gustado este poema:

    EMPLEO DE LA NOSTALGIA, Ángel González (Sinde -¿te imaginas?)

    Amo el campus
    universitario,
    sin cabras,
    con muchachas
    que pax
    pacem
    en latín,
    que meriendan
    pas pasa pan
    con chocolate
    en griego,
    que saben lenguas vivas
    y se dejan besar
    en el crepúsculo
    (también en las rodillas)
    y usan
    la cocacola como anticonceptivo.

    Ah las flores marchitas de los libros de texto
    finalizando el curso
    deshojadas
    cuando la primavera
    se instala
    en el culto jardín del rectorado
    por manos todavía adolescentes
    y roza con sus rosas
    manchadas de bolígrafo y de tiza
    el rostro ciego del poeta
    transustanciándose en un olor agrio
    a naranjas
    Homero

    o semen

    Todo eso será un día
    materia de recuerdo y de nostalgia.
    Volverá, terca, la memoria
    una vez y otra vez a estos parajes,
    lo mismo que una abeja
    da vueltas al perfume
    de una flor ya arrancada:

    inútilmente.

    Pero esa luz no se extinguirá nunca:
    llamas que aún no consumen
    …ningún presentimiento
    puede quebrar ]as risas
    que iluminan
    las rosas y ]os cuerpos
    y cuando el llanto llegue
    como un halo
    los escombros
    la descomposición
    que los preserva entre las sombras
    puros
    no prevalecerán
    serán más ruina
    absortos en sí mismos
    y sólo erguidos quedarán intactos
    todavía más brillantes
    ignorantes de sí
    esos gestos de amor…
    sin ver más nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s