Medio año en el corral

Celebramos los seis primeros meses de vida de este patio de comedias con una entrada dedicada a reivindicar nuestros motivos teatrales predilectos. Os invitamos a hacer lo mismo en los comentarios. Y acompañarnos durante los próximos seis meses, como mínimo, en esta aventura digi-teatral.

*Rosa Durá

Personaje:

Doña Ángela, de La dama duende, porque si bien es cierto que la comedia como género favorece la subversión de los roles masculino-femenino, aquí Calderón trata el tema de la libertad femenina de forma menos convencional; tanto es así que nos pinta a una joven viuda que vive encerrada en su casa revolviendo entre los objetos personales del galán con una fruición que apuntaría a connotaciones menos sugerentes si se tratase de una joven virgen. 

 Escena:

La que sirve de broche a El castigo sin venganza, por su tremendismo y por las magníficas posibilidades escénicas que plantea, como la que tuve ocasión de presenciar en Almería el pasado marzo a cargo de la compañía Rakatá.

 Dramaturgo:

Fernando Pessoa, porque dentro del teatro simbolista es un completo desconocido. La sintaxis dramática de sus piezas estáticas encierra una poderosa carga mistérica que ahonda en el importante tema pessoano de la desconfianza en la identidad.

Versos:

Ya, Brito, conozco y veo
que amor que es mudo no es cuerdo;
pero, si por hablar pierdo
lo que callando poseo
y agora con mi privanza
e imaginar que me tiene
amor, vive y se entretiene,
mi incierta y loca esperanza;
y declarando, mi amor
tengo de ver en mi daño
el castigo y desengaño
que espero de su rigor,
¿no es mucho más acertado
aunque la lengua sea muda,
gozar un amor en duda
que un desdén averiguado?

 

El vergonzoso en palacio, de Tirso

*Purificació Mascarell

Personaje

Siempre que pienso en teatro me vienen a la cabeza los padres de Hamm en Final de partida, de Beckett: Nagg y Nell, que pasan toda la obra dentro de dos cubos de basura.  

Una escena

La del disparo en La gaviota de Chéjov.

Un dramaturgo

Ay, Lope, me encantas… pero… ¡Calderón!

Unos versos

            El cazador con industria
            pone al pelícano indiano
            fuego alrededor del nido;
            y él, descendiendo de un árbol,  
            para librar a sus hijos
            bate las alas turbado,
            con que más enciende el fuego
            que piensa que está matando.
            Finalmente se le queman,        
            y sin alas, en el campo
            se deja coger, no viendo
            que era imposible volando.
            Mis pensamientos, que son
            hijos de mi amor, que guardo         
            en el nido del silencio,
            se están, señora, abrasando.
            Bate las alas amor,
            y enciéndelos por librarlos.
            Crece el fuego, y él se quema.
            Tú me engañas, yo me abraso;
            tú me incitas, yo me pierdo;
            tú me animas, yo me espanto;
            tú me esfuerzas, yo me turbo;
            tú me libras, yo me enlazo;        
            tú me llevas, yo me quedo;
            tú me enseñas, yo me atajo;
            porque es tanto mi peligro,
            que juzgo por menos daños,
            pues todos ha de ser morir,     
            morir sufriendo y callando.
            
El castigo sin venganza, Lope de Vega
 

*David Guinart

Un personaje teatral:

Pedro Crespo, porque mostró la dignidad del hombre corriente, supo plantar cara al abuso de los poderosos y defendió su derecho como le ordenaba su conciencia.

Una escena: 

A riesgo de pecar de tópico, la escena inicial de La vida es sueño, porque constituye un arranque espectacular y resume, con su conjugación de versos memorables, planteamiento de conflicto y espectacularidad, la esencia del teatro barroco español.

Un dramaturgo:

Para compensar el calderonismo de las dos respuestas anteriores, diré Lope de Vega, porque, aunque hoy sepamos que no fue un mago que se sacó el teatro clásico de la chistera, tuvo el instinto, la inteligencia y el genio para hacer lo que había que hacer en el momento oportuno, sintetizando e insuflando nueva vida a todos los elementos que convergen en su teatro.

Unos versos:

¿Qué fiesta o juego se halla
que no le ofrezcan los versos?
En la comedia, los ojos
no se deleitan y ven
mil cosas que hacen que estén
olvidados tus enojos?
La música, )no recrea
el oído y el discreto
no gusta allí del conceto
y la traza que desea?
Para el alegre, ¿no hay risa?
Para el triste, ¿no hay tristeza?
Para el agudo, ¿agudeza?
Allí el necio, ¿no se avisa?
El ignorante, ¿no sabe?
¿No hay guerra para el valiente,
consejos para el prudente,
y autoridad para el grave?
Moros hay si quieres moros;
si apetecen tus deseos
torneos, te hacen torneos;
si toros, correrán todos.
¿Quieres ver los epítetos
que de la comedia he hallado?
De la vida es un traslado,
sustento de los discretos,
dama del entendimiento,
de los sentidos banquete,
de los gustos ramillete,
esfera del pensamiento,
olvido de los agravios,
manjar de diversos precios,
que mata de hambre a los necios
 y satisface a los sabios.
Mira lo que quieres ser
de aquestos dos bandos.

 

El vergonzoso en palacio, de Tirso

*Isabel Hernando

Un personaje:

Don Lope de Figueroa de El alcalde de Zalamea, “que, si tiene tanta loa / de animoso y de valiente / la tiene también de ser / el hombre más desalmado / jurador y renegado / del mundo…”

Una escena:

El comienzo de La vida es sueño, por la fuerza de los versos de Rosaura, el caballo desbocado, el misterio del hombre encadenado que grita “¡Ay mísero de mí, ay infelice!”…

Un dramaturgo:

Calderón (de la Barca). ¿Por qué? Por La vida es sueño, La dama duende, El príncipe constante, El médico de su honra, Casa con dos puertas mala es de guardar

Unos versos:

“Si toda la literatura del mundo desapareciese podría reconstruirse a partir de un verso de El príncipe constante, Goethe.

*José Martínez Rubio

Personaje: 

Bernarda Alba, y lo siento por quien diga que Lorca no. Me siento aterrorizado por la autoridad absoluta, sobre todo orden, sobre toda individualidad, de Bernarda, que remite a unos tiempos y a unas determinadas forma políticas, a una determinada concepción de familia, a un mundo subdesarrollado y opresor, también a lo que llamamos Tradición. Foucault se pondría las botas con este texto y las instituciones disciplinarias: familia, religión y Estado.

Escena:

El levantamiento de Fuenteovejuna encabezado por Laurencia, obviamente! ¿Hay otra escena mejor? Luego pongo los versos.

Dramaturgo:

Valle-Inclán y sus notas de colores para no hacer teatro.

Versos:

¡Dadme unas armas a mí,
pues sois piedras, pues sois bronces,
pues sois jaspes, pues sois tigres…!
Tigres no, porque feroces
siguen quien roba sus hijos,
matando los cazadores
antes que entren por el mar,
y por sus ondas se arrojen.
Liebres cobardes nacistes;
bárbaros sois, no españoles.
¡Gallinas!  ¡Vuestras mujeres
sufrís que otros hombres gocen!
¡Poneos ruecas en la cinta!
¿Para qué os ceñís estoques?
¡Vive Dios, que he de trazar
que solas mujeres cobren
la honra destos tiranos,
la sangre destos traidores!
¡Y que os han de tirar piedras,
hilanderas, maricones,
amujerados, cobardes!

4 comentarios en “Medio año en el corral

  1. Veo que hemos coincidido en algunas respuestas, jeje. Gracias a todos por participar en esta pequeña celebración del medio año de vida de este espacio. Un saludo a todos.

    P. D. Rosa, tomo nota sobre lo de Pessoa, porque desconozco -lo confieso- totalmente su teatro. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s