Shakespeare en los años veinte

Noche de Reyes
William Shakespeare
Teatre Universitari de la Universitat d’Alacant
Dramaturgia y dirección: Juan Luis Mira
Sala Matilde Salvador de La Nau (Universitat de València)
19 de octubre de 2011

 

“Ama hoy que ya veremos, lo que pasará mañana…”, el contagioso estribillo de la canción de ritmo cabaretil (o cabaretesco) que abría y cerraba el montaje de Noche de Reyes persistía en la cabeza de los espectadores a la salida del teatro. El mensaje de Shakespeare llegaba a través de los siglos: carpe diem, amigos. Y, de propina, una advertencia: no te fíes de las apariencias, que siempre tienen trampa. La apariencia era “¿una obra canónica montada por un grupo de teatro universitario?” y la verdad oculta era “¡pero qué maravilla y qué bien nos lo hemos pasado esta tarde!”.

El argumento de Noche de Reyes podría ser perfectamente el de una comedia barroca española: una joven noble llega a una ciudad desconocida tras un naufragio y, convencida por equivocación de que su hermano ha fallecido en el mar, se disfraza de hombre para entrar a servir al duque del lugar, del que se enamora. El juego de las falsas identidades está servido hasta la anagnóris final de los dos mellizos. José Luis Mira traslada acertadamente la acción a los felices años veinte y la envuelve de un ambiente canallesco y aburdelado que cuadra muy bien con la enrevesada trama. La tarea de adaptación del texto merece un elogio a parte. De hecho, el montaje busca conectar con la actualidad (un personaje utiliza el famoso gesto de la “manita” de Rajoy para referirse irónicamente a las dotes políticas de otro) sin perder la esencia del oscuro humor shakespeariano.

Cartel de "Noche de Reyes" por el grupo de Teatro de la Universitat d'Alacant

Pese a la rudimentaria escenografía de espectáculo de feria, la obra consigue cautivar por la frescura y audacia de la interpretación de los actores, sobre todo de los representantes del submundo picaresco y un tanto siniestro de los criados y comparsa: el bufón Feste, el tío borrachín Toby y el mayordomo engreído Malvolio. Los actores se ganaron al público que llenaba la acogedora sala Matilde Salvador de la Nau, donde se aplaudió con sinceras y espontáneas ganas (se agradece cuando la tónica general es el aplauso por inercia o convención). El teatro universitario ha estado, a lo largo del siglo XX, a la cabeza de las innovaciones teatrales y las apuestas arriesgadas. El grupo de la Universitat d’Alacant, con este quinto Shakespeare en su trayectoria, ha hecho una apuesta rotunda: acercar los clásicos a los jóvenes. Y lo consigue ejemplarmente.

 Purificació Mascarell // Universitat de València

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s