#742 El olor de una vieja ferretería

Como últimamente la realidad está adquiriendo un tinte surrealista, casi de teatro del absurdo, con campechanos monarcas que se lesionan cazando elefantes en África mientras súbditos de su misma edad, y aquejados también de problemas de salud, deben pagarse sus medicinas con exiguas pensiones, a uno le entran ganas de evadirse.

A Neil Pasricha, un gris ciudadano de Toronto, su particular método de evasión le ha convertido en el personaje más popular de la blogosfera. En su bitácora, durante dos años, ha confeccionado una lista con 1.000 maneras de ser feliz durante unos instantes y de forma gratuita y sencilla. Su objetivo era ofrecer un punto de vista positivo y alegre de la existencia frente los dramas diarios que nos acechan costantemente. Así, Pasricha escribió que “el aroma de una panadería”, “dormir en una cama con las sábanas nuevas”, “comerse el último pastel que alguien dejó anoche en tu casa”, “unos vecinos con piscina”, “quitarse una pestaña de dentro del ojo”, “el sonido de las tijeras cortando el papel” o “llegar a tu destino justo cuando está terminando de sonar en la radio una buena canción” constituyen pequeños oasis en el siniestro páramo de la vida humana.

No sé si Pasricha habrá incluido en su listado alguna “pequeña felicidad” relacionada con el teatro. En todo caso, se nos ocurren diez puntos que cualquier teatrófilo estaría dispuesto a suscribir:

*Comprobar que tus localidades están mucho mejor situadas de lo que creías.

*Los telones de boca de grueso terciopelo granate.

*Reconocer en el reparto un actor que te encantó hace tiempo.

*Ese momento de la función en el que nadie tose.

*Cuando el actor tropieza y convierte el percance en una improvisación estupenda.

*El vello erizado en tu cuello durante el difícil monólogo.

*Cuando suben al escenario al espectador de tu lado (y no a ti).

*Tres rondas de aplausos cargados de sincera gratitud.

*Compatir con un espectador que no conoces la misma opinión sobre el montaje mientras salís a la calle.

*El café con tu acompañante después de la representación.

Purificació Mascarell // Universitat de València

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s