Ñaque también es compañía

Queridos amigos del blog “El patio de comedias”:

Debido a que el proyecto TC/12 —al calor del cual surgió la idea de unir jóvenes investigadores del teatro clásico a través de un blog abierto— está llegando a su fin, las dos investigadoras que más empeño han puesto en sustentar este espacio han decidido seguir adelante y no abandonar el corral de comedias después de la función.

Isabel y yo empezamos a publicar en este blog cuando estrenábamos beca de investigación, y vamos a continuar ahora, ya como doctoras, tras leer nuestras tesis en 2014. Tras el estudio crítico y la edición de “El príncipe constante” de Calderón de la Barca por parte de Isabel. Tras mi recorrido por la trayectoria de la Compañía Nacional de Teatro Clásico desde su fundación en 1986 hasta el año 2011.

"El príncipe constante" en la mítica lectura de Jerzy Grotowski.
“El príncipe constante” en la mítica lectura de Jerzy Grotowski.

Durante estos años, ambas hemos caminado juntas a través del incierto camino de la investigación académica. Un camino largo, costoso, con numerosos y apetecibles desvíos que aparentan ser más gratos que la vía escogida, pero en el que solo avanzan los que le echan agallas y tesón. También los que logran estar por encima de la competitividad mezquina o el nepotismo descarado —los sorprendidos por la jugada de Errejón y su mentor no sospechan lo que se cuece en la mayoría de universidades españolas—. Tampoco debe olvidarse que, a veces, te encuentras con la complicidad de personas tan válidas y honestas como Isabel. Y entonces el camino merece mucho la pena. Por eso, y aunque situadas físicamente en dos extremos de la península —ella, en Santiago de Compostela; yo, en Valencia—, vamos a seguir avivando este patio.

mapa-G

En el Siglo de Oro, la compañía compuesta únicamente por dos actores se denominaba ñaque. Precisamente, la entrada más leída desde que este blog inicio su andadura (en noviembre de 2010) trata de esta humilde agrupación de cómicos. Isabel y yo vamos a ser un especie de ñaque digital, un ñaque 2.0, que dicen los modernos. Yo ya tengo mi tamborino, espero que ella se haya agenciado una espesa barba de zamarro (los dos atributos que, según Agustín de Rojas Villandrando, identificaban a este grupúsculo teatral). Con estos modestos aderezos, subimos a las tablas. Que esto sirva de renovada loa. ¡Ah! Decía también Rojas que, los miembros del ñaque, “duermen vestidos y caminan desnudos”. Esperemos que las penurias y la precariedad del ñaque del siglo XXI sean un poco más llevaderas… Nuestro agradecimiento a todos los mosqueteros y damas de la cazuela que seguís con emoción en este patio de comedias.

"Ñaque o de piojos y actores", de José Sanchis Sinisterra, 2008.
“Ñaque o de piojos y actores”, de José Sanchis Sinisterra, 2008.

Purificació Mascarell

Un comentario en “Ñaque también es compañía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s