Libros-2001

Letradicción

[Sirva como homenaje a los libreros valencianos y su resistencia]

—Cuando tienes el mono, ¿dónde pillas?

—¿Qué?

—¿Nunca te han entrado unas ganas terribles de pillar a las once de la noche de un miércoles, cuando todas están cerradas, y has tenido que ir hasta Ubik como el peor de los drogadictos?

—Jajaja, bueno, creo que ahora te entiendo… ¿Te refieres a comprar libros?

—Sí, porque lo de menos es leerlos; la locura viene del pico que produce adquirirlos y del placer evanescente que da el poseerlos. Una vez entras en el rollo, adoptas conductas como las de cualquier adicto.

—Ya, y el supermercado de la droga sería la Casa del Libro o la Fnac, ¿no?

—Sí, pero como supermercados que son, hay de todo y en grandes cantidades, pero poca selección. Para droga de primera clase yo prefiero visitar Leo o Bartleby.

—A mí me va más la droga sorpresa que te puedes encontrar en cualquier París-Valencia.

—Yo creía que lo tuyo era la droga caducada, que siempre produce efectos imprevisibles, como la que pueden proporcionarte en las librerías de viejo…

—¡Ay, sí! Me encanta husmear por La Guarida de las maravillas, El asilo del libro o la de Rafael Solaz.

—¿Y qué me dices de los camellos con personalidad, como el dueño de Railowsky? Fue una pena que el de Valdeska desapareciera…

—Menos mal que ahora podemos agenciarnos buena droga de diseño en las librerías Dadá.

—Y también tienes la droga autóctona en 3i4, la de iniación en Abacus, la de barrio en La Traca, la académica en Tirant lo Blanc, la viajera en Patagonia, la idiomática en Babel, la anarquista en Primado, la femenina en La Rossa…

—Y para picos playeros, si estás por la Costa Blanca, 80 mundos, en Alicante.

—Sí, porque el ansia puede asaltarnos en cualquier instante. Y lo peor es caer en momentos de bajón, mirando las portadas en un Eroski, que es como esnifar tiza o tragarse el alcohol de un botiquín…

—Tío, eso ya es tocar fondo… ¿Qué opinas de la metadona del libro electrónico?

—Pues eso, que es metadona. Que un sustitutivo nunca podrá suplantar al original.

—Ya es un tópico eso de que gana adeptos. Me parece que a los auténticos amantes del libro nunca los va a seducir. El cigarrillo electrónico no ha podido con la adicción a la nicotina.

—Cierto. Y, pese a que las librerías en España cierran a un ritmo de dos por día, el libro en papel sobrevive bien: nunca tantas editoriales habían traducido tantos títulos interesantes ni diseñado colecciones tan atractivas.

—Mañana es el día de la droga dura de las letras. El consumo se disparará. Pero lo importante es crear adictos a los libros. La única droga que, en vez de matar, te da vidas extra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s